Una mano en la garrita

Directamente desde el oscuro sótano de esta redacción, les traemos un relato que mataría de miedo, si no fuera porque no da miedo. De todos modos, acomódense y pónganse en modo “¡ay, nanita!”, que vamos a comenzar.

Ai les va…

-Ilustración: Por Gabriela