No.4 Algo huele mal

Muy seguido, ni modo, la vida suele generar malos olores: gases, popó, sarro, lixiviado (esa agüita que sale a veces de la basura) y montones de palabras que suenan casi tan mal como huelen. Algunas de ellas, por cierto, las encontrarás en esta edición. Otras no, pero confiamos en que sabrás investigar acerca de ellas sin más ayuda que la de tu curiosidad.

Descubrirás que los desechos no sólo están llenos de bacterias y otros bichos, sino también de oportunidades para la ciencia y los nuevos inventos: baños que no usen agua, jabones que no contaminen, fuentes de energía renovable que quepan en un calzoncillo… Eso sí, primero vas a tener que perder el asco (o conseguirte una máscara antigases). ¡Buena suerte!

Número 4: Algo huele mal

Mamá y papá, no se asusten. Recuerden: si es verde y/o repta es biología. Y si huele mal o explota (un poquito), desde luego, es química. [Descarga: 18 MB]