Los colores, el blanco y el planeta

¿De qué color son las nubes? ¿Y las llantas de los automóviles?

Tal vez te parezca muy obvio que las nubes sean blancas y las llantas, negras. Pero, como siempre, no todo es tan sencillo. ¿Sabías que el color de las nubes es blanco porque tiene todos los colores? ¿O que las llantas de los autos son negras porque no tienen ningún color?

Solemos pensar que las cosas tienen color, pero no es así. Lo que hace que los objetos tengan colores es la luz.

¿No nos crees? Si eres valiente, realiza el siguiente experimento.

¡Adiós, colores!

Cuando sea de noche, enciérrate en la habitación más oscura de tu casa. Cierra la puerta y las cortinas. Apaga la luz. Si no estás temblando de miedo, tus ojos se acostumbrarán a la oscuridad y, poco a poco, notarás que los objetos comienzan a reaparecer. Nada extraño, ¿verdad? Pero observa bien: ningún objeto tiene color; sólo algunos tonos oscuros, algo de blanco y algo de grises.

Ahora, si a través de la ventana se cuela un poco de luz, ésta se proyectará sobre algunos objetos y esos sí tendrán colores. Eso quiere decir que los colores no están en los objetos, ¡sino en la luz!, que proviene del sol o del foco de tu casa. Es decir, eso que llamas colores es la luz que se refleja sobre los objetos.

Resumiendo: algunos objetos son como agujeros que se comen toooodoooos los colores y por eso son negros (las llantas de los carros, por ejemplo). Otros, como las nubes, harán lo contrario: harán que todos los colores reboten y por eso son blancos.

Así que cuando coloreas o pintas la pared de tu casa, en realidad, no estás poniendo color. Más bien, pones una sustancia que rechaza algún color (lo refleja, lo hace rebotar). Si miras algo de color amarillo es, precisamente, porque no es amarillo. Cuando lo miras rojo es porque no es rojo. O sea, el objeto o la pintura rechazan ese color. ¡Qué loco, ¿no?!

Adivina…

Y espera, porque hay más todavía: además de los colores que conoces, existen en la luz otros colores que tus ojos no pueden ver. Pero no te preocupes, puedes utilizar un “aparato traductor de colores”.

Colores invisibles

Busca un control remoto de televisión. Los que mejor funcionan son aquellos que tienen un foquito en la punta. ¿Ya lo tienes? Mira el foquito mientras mantienes oprimido cualquier botón. ¿Qué ves? Nada, ¿verdad?

Ahora consigue un teléfono celular prestado y activa la cámara. Apunta hacia el foquito del control remoto, mientras vuelves a oprimir cualquier tecla. Mira el foquito a través del celular. Como por arte de magia, verás en la cámara una luz que a simple vista ¡no puedes ver! Esa luz se llama infrarroja y sólo la perciben los aparatos electrónicos y algunos animales.

Si no fuese por la cámara, no verías la luz de este foquito. Haz la prueba.

Los colores y la temperatura

Hagamos otro experimento.

A las 12 del día, deja una sartén negra y una tapa metálica de color blanco a plena luz del sol, durante una hora. Luego, con mucho cuidado, toca con la punta del dedo ambos objetos. ¿Cuál está más caliente?

Como dije antes, el color negro es como un gran agujero que se traga todos los colores (por eso es “color” negro). Pero eso significa que se traga también toda esa energía. Y por eso, también, se calienta mucho más que cualquier otro color.

En cambio, como el color blanco rechaza todos los colores (por eso es blanco), no se traga tanta energía. Eso quiere decir que es un color más “fresco”.

Un panda confundido. Foto: Jeremy C en Unsplash.

Si vives en algún lugar cálido, es una mala idea salir a la calle de día con playera negra. Serás como un agujero ambulante tragándote toda la energía solar. ¡Qué bochorno!

Además, sería doblemente pésimo comprar un automóvil negro. Y más pésimo aún sería que compraras un automóvil negro y lo manejaras con tu playera negra y que llevaras atrás a tu perro negro… ¡Nooooo! ¡Cuánto calor!

Albedo

¿Has escuchado hablar del cambio climático? Se trata de un fenómeno atmosférico que poco a poco calienta más y más a nuestro planeta. Eso lleva a que los días sean mucho más calurosos y todo el clima esté así como loco, afectando todo: las lluvias, las plantitas, los alimentos, las mascotas y los seres humanos.

Muchas personas están preocupadas y buscan muchas formas de ayudar a que ese cambio de clima sea menor. Así que a algunas de ellas se les ocurrió más o menos lo siguiente.

Si, como dicen en Lengua de Gato, el blanco es más fresco y absorbe menos energía del sol, ¿no sería bueno que cubriéramos todo de blanco?

Vamos a andar vestidos de blanco, con cachuchas blancas y bicicletas blancas. ¡Y a nuestras mascotas también les pondremos un traje blanco! En vez de negras o grises, pintaremos las calles de blanco.

En el patio, cubriremos con sábanas blancas al verde pasto y lo mismo haremos con la azotea. Desde luego, nuestros automóviles y transportes colectivos deberán ser blancos. También las escuelas. Blancas, blancas. Ah, y no olvidemos las canchas de basquet (eso sí, tendremos que usar lentes oscuros para jugar).

Pintaremos de blanco los estacionamientos de los centros comerciales y las lápidas de los cementerios. Los uniformes de los policías serán también blancos; aunque deberán decir POLICÍA, con letras grandes, para no confundirlos con doctores… Es más, todos deberíamos andar como los doctores: Bata blanca, pantalón blanco, zapatos blancos, agujetas blancas y chones blancos. ¡Todo blanco!

A esa idea se le llama Albedo. ¿Crees que podría funcionar? Yo, por las dudas, me visto de blanco y, en vez de refrescos, tomo agua de horchata.

A veces pienso que es una tontería; pero otras creo que podría funcionar. Todo dependería de cuánto cubramos la tierra de blanco.

Navidaaaaad, blancaaaa naviiiidaaaaad…

¿Tú qué opinas? ¿Crees que es buena idea pintar todo de blanco?

Ojalá puedas enviarnos un mensaje con tus opiniones. Esperamos atentos a leerlas, mientras tomamos un pozol blanco, acompañado de carnita de coco y un poquito de chile blanco.

—Por Emilio.


http://albedodreams.info/
https://es.wikipedia.org/wiki/Albedo
https://es.wikipedia.org/wiki/Techo_fr%C3%ADo