Arquitectura de papel

Las ciudades no siempre lucen bonitas. A veces les sobran rejas, hoyos, cables sueltos, banquetas chuecas… O les faltan árboles, columpios e imaginación.

Cansado de esto, el artista escocés Charles Young decidió poner manos a la obra y crear una ciudad a la altura de sus expectativas. La llamó Paperholm.

Para crear su ciudad-isla miniatura, Charles utilizó apenas:

Cada día, Charles Young diseño y construyó un pedacito de su ciudad miniatura. En un año, creó y fotografió ¡365 construcciones de papel! Y cada una le tomó entre 3 y 4 horas de trabajo, en promedio.

Valió la pena, pues su pequeña ciudad resultó una isla bien bonita. Hasta dan ganas de quedarse a vivir ahí.

Fotograma de “El mundo secreto de Arriety”, una bellísima película japonesa de Studio Ghibli que te gustaría ver. Todos los objetos que ves la imagen de arriba son diminutos (la tetera, las tazas, la mesa, las sillas, la cama, el arco…), pues fueron hechos para las pequeñas personas que los usan.

Y tal vez podrías vivir ahí, pues Paperholm tiene de todo: edificios, molinos, casas que cuelgan de los árboles mecidas por el viento, carruseles, veletas en los techos, engranes que mueven ascensores y un montón de otras maravillas. Como éstas:

Si te gustaría ver más detalles de la isla de Paperholm, puedes visitar su sitio electrónico aquí: clic.

—Por Alberto.